¿Libreta o cuaderno rellenable?

Sabemos que el utensilio básico para hacer un bullet journal es, bueno, el journal. Necesitamos una libreta para escribir lo que queramos escribir, obviamente. Y si bien ya os he hablado de algunas de mis libretas preferidas (las de Imborrable, lamentablemente ya no a la venta, y mi sempiterna Leuchtturm1917), a veces se me pasa por la cabeza la idea de comprar un cuaderno rellenable.

Los hay (que yo sepa) de dos tipos: los de tipo traveller, que llevan una goma en el centro para sujetar el recambio, y los de anillas, para los que necesitamos recambios específicos. Además hay distintos tipos de anillas: he visto, para papel A5, de 2, 4 y 6 anillas, y lo ideal es que encontremos recambios que nos gusten para ellos.

Para mí pueden tener sentido: si usamos agenda podemos construirla con las secciones que queramos en cada momento. Si solo necesitamos papel en blanco podemos adquirir recambios de papel blanco, rayado, cuadriculado o punteado; si buscamos un planificador preelaborado también podemos adquirirlos, ya sean diarios, semanales o mensuales.

Si nos decantamos por una funda para un cuaderno traveller podemos usar cualquier cuaderno que nos guste, mientras que si usamos un cuaderno de anillas deberíamos adquirir recambios perforados, o comprar papel por nuestra cuenta y perforarlo nosotros (aunque nos cueste un poco de esfuerzo y tiempo, y sea un poco menos cómodo).

Si usamos una libreta preelaborada (como la mencionada Leuchtturm1917, una Moleskine o cualquiera que podamos utilizar) podríamos estar un poco limitados, sobre todo porque cuando la terminemos lo que nos queda es archivarla o reciclarla. Si usamos recambios… únicamente debemos cambiar el interior, y hacer lo que queramos con las hojas usadas (de nuevo, archivarlas o reciclarlas). Esto ya depende de cada uno: si queréis conservar vuestros escritos o pensáis que no van a servir a vuestro yo del futuro. Además si el recambio es de anillas podemos cambiar únicamente algunas páginas y no todas: por ejemplo para tener encima solo las notas del mes actual.

Además, en la parte estética, creo que los cuadernos traveller ganan con el tiempo, sobre todo si son de cuero (o cuero falso; aquí ya cada uno). Y aunque al principio pueden parecer algo caros (como este, que podéis comprar en Empaquetando Ando, que es el original, hecho a mano en Chiang Mai) pensemos que es un cuaderno que está hecho para durar mucho, pues el interior lo vas renovando cuando lo vas rellenando.

Pensad en qué preferiríais, en todo caso. Todas las opciones son perfectamente válidas, ya sea libreta prefabricada, traveller journal o cuaderno de anillas. Pronto recomendaremos algunos modelos y enseñaremos recambios.

La libreta del encabezado, por cierto, es este modelo de ZumZup que podéis comprar en Amazon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.