Guía para crear tu propio bullet journal (I): introducción

Estamos a punto de cambiar de año y parece ser el momento ideal para iniciar un nuevo sistema de organización. Y, para mí, el bullet journal es ideal. Os cuento los principales motivos que me han impulsado a seguir este método en mi vida personal y profesional, y por qué deberíais inspiraros para hacer lo mismo.

Las agendas no son para mí

Durante muchos años he intentado seguir una agenda, y he ido probando incluso distintos modelos. De hecho me declaro bastante fan de la agenda de Blackie Books. Pero, para mí, seguir una agenda tiene un problema: si no eres una persona ocupada y/o muy consistente, es bastante habitual que acabes dejando páginas en blanco. Y no sé vosotros, pero yo me frustro mucho cuando tengo que dejar páginas en blanco en una agenda.

Por eso, cuando descubrí el método Bullet Journal original, puedo decir que me quedé prendado casi desde el primer momento, aplicándolo primero en mi trabajo para luego decidirme a hacerlo también en mi vida personal. Y me quedé prendado por tres detalles fundamentales.

Cada uno elige el material que quiere

No hace falta comprar una agenda específica, ni hace falta elegir un modelo de agenda. Es más, no hace falta comprar nada. Puedes usar la libreta que más te guste y que ya tengas por casa, puedes hacerlo si lo prefieres en libretas con recambios. Da igual.

Yo por ejemplo he elegido mi libreta preferida, pero eso no implica que tengáis que usar esa libreta específica. Si prefieres utilizar otro tipo de material, estupendo, y por favor, cuéntanos cómo lo haces, que así cogemos ideas.

Si por algo se caracteriza el método Bullet Journal es por su máxima flexibilidad y eso se nota en todos los aspectos: desde los cosméticos o materiales hasta los más filosóficos.

Cada uno se organiza como quiere

No hace falta que un bullet journal tenga todos los registros, todos los spreads ni todas las secciones que la gente comparte en sitios como Instagram o Pinterest. Lo que hace falta es que tenga los registros, secciones y spreads que tú, como usuario, necesites o quieras.

A lo mejor no te apetece llevar un registro mensual de películas, pero sí que te apetece tener una página mensual para hacer seguimiento de tus hábitos. Probablemente no te apetezca hacer planificación semanal de tus menús, pero sí que quieras registrar lo que has comido. A lo mejor eres de los que les gusta ir registrando el tiempo que ha hecho ese día, pero no te apetece marcar tu estado de ánimo. Todo está bien.

Tú eres quien va a usar el bullet journal y por tanto tú eres quien decide qué debe ir en ese bullet journal. Lo canónico es, básicamente, tener los registros diarios y sus bullets; a partir de ahí, tú decides.

Cada uno lo usa como quiere

No hace falta que lo utilices para todo, aunque sí que reconozco que sería ideal. Hay quien lo usa para planificar hacia adelante, mientras que hay quien lo usa como un registro hacia el pasado. Yo por ejemplo mezclo ambas filosofías, si bien no suelo colocar eventos en mi bullet journal, por aquello de que es bastante probable que me olvide de mirarlo en el momento crítico.

De nuevo, el hecho de que el bullet journal sea un sistema tan flexible permite que cada uno lo use para lo que realmente quiera. ¡A lo mejor no quieres anotar tus eventos, y únicamente tareas!

¿Un sistema analógico en un mundo digital?

En 2018 podemos decir que vivimos en un mundo digital. Y podemos usar sistemas digitales para casi todo. Pero los que leemos esto estamos de acuerdo en que lo analógico, lo físico, tiene un componente de satisfacción que lo digital todavía no puede emular, a pesar de ser mejor en otros aspectos.

Y para mí, hacer un bullet journal, que quede bonito y que encima me sea útil es más satisfactorio que rellenar eventos en el calendario del móvil. Que también lo hago, que conste, porque el móvil me avisa sin tener que decirle yo nada. Ambos sistemas pueden coexistir y no pasa nada. Aquí, de nuevo, el que decide eres tú como usuario.

Imagen de John Uri.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *