¿Bolígrafo o estilográfica?

Una vez estás un poco más metido en el mundo del material de escritura y en la escritura en sí, a veces asaltan dudas tan trascendentales como si mola más escribir con bolígrafo o con pluma estilográfica. La respuesta corta es la de siempre: mola escribir con lo que más cómodos os sintáis. No hay que seguir reglas o modas.

No obstante la gente que usa estilográfica tiene sus razones para ello, y me gustaría recopilar unas cuantas.

  1. Es mucho más suave. Al escribir con bolígrafos hay que apretar, con mayor o menor medida (depende del bolígrafo y de su tinta, claro está). Con estilográfica no es el caso: simplemente la deslizamos encima del papel.
  2. Son fáciles de recargar. En muchos casos simplemente bastará con rellenar el adaptador con la tinta que tengamos en una botella. En otros, con cambiar el recambio interior (el cartucho). Aunque debo decir que es muy fácil cambiar el recambio en muchos modelos de bolígrafo.
  3. Podemos crear nuestros propios colores. Como podemos mezclar tintas para recargar la pluma, podemos tener la pluma con el color que nosotros mismos hayamos creado.
  4. Podemos experimentar con tintas. Cada tinta tiene unas propiedades distintas y podemos ir probando hasta encontrar con la que se hace mejor a nosotros.
  5. Tiene estilo. Porque la verdad es que, a la vista, queda mejor escribir con pluma. Y las letras tienen otras pinta. En mi opinión es el equivalente en escritura a fumar en pipa.
  6. Requieren mantenimiento, pero, bien mantenidas, duran toda la vida. Un bolígrafo, casi por definición, es bastante más desechable.

¿Os apetece probar a escribir con pluma? Os recomiendo adquirir una Pilot V-Pen, la pluma desechable de Pilot, y probar la sensación. Hay packs de seis de distintos colores por menos de 20€, e incluso las hay con tinta borrable. Y si queréis probar con solo una, os sugiero que os acerquéis a vuestra papelería más cercana: si no la tienen seguro que podrán conseguirlas para vosotros.

Si buscáis algo con un poco más de estilo, las Lamy son la marca habitual para comenzar, y por el entorno de los 25€ tenéis modelos tan apañados como las Lamy Safari (y el verde mola, por qué no reconocerlo). Hay modelos de Parker también por ese precio, como la clásica Parker Jotter.

Inspirado por este post de David Arribas. Imagen por Jennifer Fred Merchán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *